Cáncer colorrectal: síntomas, factores de riesgo y prevención

El cáncer colorrectal es un cáncer común procedente del colon o recto. En los Estados Unidos es el tercer tipo de cáncer más común (excluyendo el cáncer de piel) y es la segunda causa principal de muerte por cáncer. Para el año 2014 se estima que aproximadamente 140.000 nuevos casos de cáncer colorrectal se producirán. Fuera del total de estos nuevos casos 50.000 resultaran en muerte. Aunque el cáncer colorrectal es muy común en los Estados Unidos es también uno de los más prevenibles debido al hecho de que existen muchas modalidades de cernimiento para detectarlo en una etapa temprana.

¿Cómo se desarrolla el cáncer colorrectal?

Se origina de células individuales del intestino grueso. A lo largo de la vida de una persona las células acumulan mutaciones en su código genético. Estas mutaciones hacen que las células crezcan con mas rapidez que las células adyacentes normales. Eventualmente estas células se expanden a un pequeño montículo en el interior del colon o recto. Este pequeño montículo se llama pólipo. No todos los pólipos se convertirán en cáncer, pero algunos, si se dejan crecer en el interior del colon por mucho tiempo, pueden transformarse en un cáncer. Este proceso en la mayoría de los casos es muy lento y puede tomar de 10 a 15 años. A veces el proceso puede llevarse a cabo más rápido, sobre todo cuando hay una fuerte historia familiar de cáncer colorrectal.

¿Cuáles son los signos y síntomas del cáncer colorrectal?

En la mayoría de los casos no hay síntomas específicos. Este suele ser el caso con los pólipos precancerosos y también los pequeños cánceres de colon. A medida que crece el cáncer muestras indicadoras comienzan a aparecer. Estos incluyen sangre en las heces, un cambio en los hábitos intestinales (estreñimiento progresivo), cambios en la forma de las heces, como heces más finas; también la pérdida de peso y fatiga. La fatiga puede ser un signo de anemia. La anemia es frecuente en el cáncer colorrectal debido a la pérdida de sangre lenta. A veces la anemia es la presentación inicial del cáncer colorrectal.

Los factores de riesgo para cáncer colorectal

Los factores de riesgo se pueden dividir en aquellos que no pueden ser controlados y aquellos que pueden ser controlados. Dentro de los factores que no se pueden controlar el principal de ellos es la edad. Cáncer colorrectal se vuelve más común con la edad. El riesgo comienza a aumentar después de los 40 años, incrementa de manera significativa a las edades de 50 a 60, y se duplica con cada década siguiente. Otros factores importantes que no pueden ser controlados incluyen antecedentes familiares de pólipos precancerosos o cáncer colorrectal, otros tipos de cáncer como el cáncer de útero, antecedentes personales de pólipos de colon rectal, enfermedad inflamatoria intestinal, y síndromes de cáncer hereditario como el síndrome de cáncer colorrectal hereditario sin poliposis. Los factores de riesgo que se pueden controlar incluyen factores que están vinculados a las cosas que uno normalmente puede hacer pero que aumentan el riesgo de cáncer colorrectal, como el consumo de una dieta rica en carnes rojas y carnes procesadas, cocinar carnes a altas temperaturas como en una parrilla (aumento de la temperatura puede crear toxinas que causan mutaciones en células), el estilo de vida sedentario, la obesidad, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol.

 ¿Cómo se puede prevenir el cáncer colorectal?

Los estudios han encontrado que el incremento de peso corporal puede predisponer al cáncer colorrectal. Este enlace parece ser más fuerte en los hombres, particularmente cuando el aumento de peso está distribuido alrededor de la cintura. Otros estudios muestran que las dietas de bajo consumo en vegetales y granos enteros pueden predisponer al cáncer colorrectal. Finalmente pólipos precancerosos y el cáncer colorrectal se encuentran con mayor frecuencia en las personas con bajos niveles de actividad física. Para ayudar a prevenir el cáncer colorrectal se puede comenzar con la modificación del comportamiento. Aumente su actividad física. Episodios regulares de actividad vigorosa varias veces a la semana es tal vez más beneficioso que la actividad moderada en base regular. Coma más verduras, frutas y alimentos integrales y consuma menos carne roja y carne procesada. Haga como objetivo clave bajar de peso: aumente el ejercicio aeróbico y enfóquese en la pérdida de la grasa alrededor de la cintura. Por último, participe en un programa de cernimiento para cáncer colorrectal. La incidencia y la mortalidad de cáncer colorrectal se ha reducido en los últimos años posiblemente debido a los múltiples métodos de detección disponibles que son capaces de encontrar las lesiones precancerosas. La colonoscopía es el mejor método de cernimiento ya que puede ver todo el colon, detectar pólipos y removerlos durante el mismo procedimiento. Se recomienda que las personas con antecedentes familiares de cáncer colorrectal tengan su primera colonoscopía a los 50 años y si no hay pólipos precancerosos que se repita la colonoscopía cada 10 años. Los pacientes con una fuerte historia familiar de cáncer colorrectal deben someterse a su primera colonoscopía antes, y los pacientes con antecedentes de pólipos precancerosos deben tener su colonoscopía de seguimiento realizado a intervalos más cortos. Hable con su médico de atención primaria o sea referido a un gastroenterólogo para determinar cuándo y con qué frecuencia debe hacerse una prueba de cernimiento para cáncer colorrectal.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *